¿Por qué deseamos independizarnos con un negocio propio o superar nuestra condición económica actual?

Algunas razones tienen  que ver con el instinto primitivo del hombre por sobresalir, pero en la gran mayoría de los casos tiene que ver simplemente con necesidades e inquietudes concretas y que tienen su detonante en el contexto de cada persona, pero que al fin y al cabo se traducen en una de las tres alternativas más comunes:


  • Un mejor empleo.
Si me aterra iniciar mi propio negocio, entonces lo primero que se me ocurre, en cambio, es  rocurar
tener un mejor empleo que me brinde un mayor ingreso, y aquí termina mi ambición. Este logro
me puede dar un sentimiento de seguridad y ello puede ser crucial para mi paz mental. Esto no es negativo, simplemente me siento satisfecho por el cauce que fui capaz de darle a mi vida y me siento hasta “agradecido” por haber renunciado a mi “loco deseo” que pude haber tenido en algún
moment de independizarme.

Ahora sólo resta que pase el tiempo, es decir, los años necesarios para jubilarme y que me mantengan mis hijos, más unos pequeños ahorros que pueda acumular y una pequeña pensión a la que pueda tener derecho. Este es un escenario muy optimista.

2.- Iniciar un negocio tradicional en el ámbito que pienso que puedo tener ciertas probabilidades de éxito – por las razones que sean.
Aquí termina el ímpetu de infinidad de personas que dan el “gran paso”, y de aquí salen adelante  sólo menos del 20% y el resto desaparecen antes de llegar a los cinco años con su negocio.  Desafortunadamente, muchísimos de ellos en una condición peor de cómo empezaron porque resulta que han consumido sus ahorros, su patrimonio, las deudas que tienen son una gran carga, y la mayor
edad que ahora tienen los ha dejado un tanto más inermes en el mercado laboral. 
Hay que puntualizar que para iniciar un negocio tradicional hay que contar con un capital,
y un gran temple para enfrentar el riesgo y la salida a la jungla competitiva – empresarial donde
sólo sobrevive el más fuerte.

3.- La adquisición de una franquicia.
Esta tercera opción es viable. Pero hay que decir que normalmente se requiere un capital considerable que puede superar los $100,000 dólares sólo como cuota de entrada.
No obstante, debo puntualizar que las franquicias no son en absoluto ninguna garantía
De éxito. Me ha tocado ver a muchas franquicias que fracasan en un tiempo récord salvo
que sea una franquicia excepcional como Mc Donald’s, pero para acceder a una franquicia
de este tipo hay que disponer de más de $ 500,000 dólares para empezar.
Vamos a analizar cada una de las alternativas, por ejemplo, veamos: ¿qué ventajas me da
un mejor empleo?
  • Ingreso seguro.
  • Prestaciones
  • No existen riesgos de inversión.
Sin embargo, también tenemos desventajas, como son un horario fijo e inflexible, los
Aumentos son dependiendo de la inflación y no reflejan una remuneración al esfuerzo, la iniciativa
está supeditada a su jefe y las políticas de la empresa.Además, siempre existe la posibilidad de un
reajuste de personal, etc.

Ahora, veamos qué ventajas nos da tener un negocio tradicional, tal como una farmacia,
papelería, heladería o un punto de venta de artículos diversos en un lugar público:
  • Es su propio jefe
  • Puede tomar decisiones
  • Puede tener ingresos a largo plazo
  • Es un negocio propio.
  • Tiene el control en su mano.
 Y sus desventajas, son que requiere una inversión inicial para operar, capital de trabajo, la renta
del local, el mobiliario, el inventario inicial del producto, etc. Y siempre existe
la probabilidad de que fracase el negocio y perdamos la inversión.
De igual manera, revisemos lo que se necesita para tener una franquicia, la cual no es mas que un negocio “seguro y probado” que vende el nombre de un negocio que ya ha funcionado y es exitoso; le dirán cómo operar ese negocio, le proporcionan una metodología  y sistemas de trabajo, se define
una estrategia comercial, se da capacitación en sistemas de trabajo y se enseña a dar seguimiento y control de todos los pormenores del negocio.
Claro, en este tipo de negocio se debe de pagar mucho dinero para empezar a hablar:
únicamente por el derecho de usar el nombre comercial tenemos que pagar, eso sin contar con la inversión en las instalaciones. Además de que deberá pagarles regalías de por vida y recibir constantes auditorias de calidad y procedimientos

Así que resumiendo, las ventajas que te ofrece una franquicia son las siguientes:

 1. Rentabilidad a largo plazo.
2. Probabilidad de éxito “comprobada”.
3. Soporte técnico.
4. Sistemas de trabajo.
5. Sistemas de seguimiento.

Con la desventaja de una inversión inicial prohibitiva para la gran mayoría.  Ahora veamos que nos gustó más de estas alternativas:
  • Un Mejor Empleo: un ingreso seguro
  • Un Negocio Tradicional: puede quizá darle libertad en la administración de su tiempo  
  • Una Franquicia: Una cierta dosis interesante de éxito
Como vemos, cada alternativa nos ofrece ángulos distintos de lo que podría ser la situación ideal
que cada uno de nosotros desearíamos visualizar cuando pensamos en mejorar nuestra situación financiera – de ser posible  a través de un negocio propio. Todas las opciones tienen ventajas, pero
también desventajas.

¿Y si le dijera que existe una opción que reúne las ventajas de las tres posibilidades y elimina de golpe las desventajas?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Éxito en Adsense - 5 Consejos para principiantes

10 secretos de como instalar su negocio basado en casa - Diez de ellos!

10 pasos simples a la auto-motivación y más ventas